|
  • Hijo de David: Sabiduría de Dios

    Por Ben Witherington III

    De forma superficial, el título hijo de David puede ser tomado para referirse meramente a alguno de los muchos descendientes de la línea real Judía. Si bien es verdad que la frase tiene esa connotación, de hecho, significa mucho más. La frase, para empezar, no es del todo común en los principios del Judaísmo, incluyendo los textos mesiánicos, entonces por qué la frase es tan frecuentemente usada por Jesús en el Evangelio de Mateo, un Evangelio que particularmente acentúa las raíces y carácter judío de Jesús (vea mi próximo comentario al respecto, El Evangelio de Mateo, Amyth y Helwys, 2006.) La pregunta apropiada para inquirir acerca de la frase era: Quién, en la forma de pensar de los judíos, era "el hijo de David", el más famoso de sus descendientes. La respuesta a esa pregunta es fácil: era Salomón. Por lo tanto no es una sorpresa que esta frase, particularmente en Mateo pero también en el Evangelio de Marcos y en cualquier otro lugar, se refiera a la similitud de Jesús con Salomón en varios aspectos incluyendo su sabiduría.

    Jesús fue sin lugar a dudas visto como un gran erudito judío. Él hablaba en público usando modos de discurso educados (proverbios, máximas, aforismos, acertijos, parábolas, alegorías, etc.) Esto por sí solo hubiera sido suficiente para que algunas personas lo llamaran hijo de David, especialmente cuando se creía que Él era algún tipo de figura mesiánica nacida en Belem. Pero hay más que eso. En el Judaísmo Inter-testamentario, se creía que en la sabiduría de Salomón se incluía la sabiduría de poder curar enfermedades, y aún exorcizar demonios. Por supuesto en el Antiguo Testamento no se mencionan demonios ni exorcismos, pero ese no es el caso en la literatura judía Inter-testamentaria, y en esa literatura escuchamos que Salomón coleccionaba las recetas para curar y para realizar exorcismos. De hecho, el nombre de Salomón como hijo de David era usado incluso como parte de rituales de exorcismo para curar a una persona (al respecto de todo esto, vea Witherington Jesús la Fortaleza Erudita 1995) (Jesus the Sage, Fortress) Es aquí en donde es importante notar que casi siempre cuando Jesús es llamado hijo de David, es un contexto en donde alguien necesita ser sanado o exorcizado. Esto no es un accidente, más bien un desarrollo natural del pensamiento primitivo judío con respecto a Salomón y a la curación. Al llamar a Jesús hijo de David se sugería que Él era una figura real con la sabiduría de Salomón en varios aspectos.
     
    Considere por ejemplo un texto como Marcos 10:46-52, la historia de Bartimeo el ciego hijo de Timeo. Esta historia está revelada en varios niveles. Por un lado estamos lidiando con un hombre ciego, y no hay historias en el Antiguo Testamento de profetas, sacerdotes, o reyes sanando a personas ciegas. Como dice en Juan 9:32, (NVI) "Jamás se ha sabido que alguien le haya abierto los ojos a uno que nació ciego." Por lo tanto era natural asumir que tal milagro tan estupendo requería de que uno tuviera la sabiduría de Salomón, en particular la sabiduría y conocimiento de Salomón que cura y sana. Jesús en esta historia es aclamado como hijo de David a fin de que Él pueda "tener misericordia" del hombre ciego y por supuesto Jesús la tiene.

    **Consideremos un tipo diferente de texto, la genealogía de Mateo 1. La genealogía comienza: "Tabla genealógica de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham" Este es un comienzo extraño ya que la genealogía comienza en sí en Mateo 1:2 con Abraham, no con David. De hecho cuando llegamos a David en el versículo 6 lo que escuchamos es "David engendró a Salomón de la que fue mujer de Urias" Esto por supuesto sobresale no sólo meramente debido a la referencia de Salomón (aunque David tuvo muchos hijos también) pero también por la referencia a la esposa de Urías, Betsabé, lo que muestra que hubo una unión irregular, de hecho una inmoral la cual produjo un heredero al trono. Por qué se menciona esto después de todo cuando en el resto de la genealogía el autor se contenta con mencionar hombres (Abraham engendró a Isaac, etc.) Por la muy buena razón de que nuestro autor está preparando a la audiencia para lo que está a punto de decir de Jesús, que Él también, como Salomón, fue el producto de una muy inusual, irregular, sorpresiva e inesperada concepción, de hecho, ¡una concepción virginal! Desde el comienzo de este Evangelio, nuestro autor quiere presentar a Jesús como una figura real del linaje de David quien es como Salomón en muchos aspectos, entre las no menos importantes que él es un erudito, un sanador, un rey. Pero aún hay más.

    En el Antiguo Testamento, textos como Proverbios 3:13-20 y especialmente todos los de Proverbios 8 encontramos una personificación de la sabiduría de Dios, en donde se dan atributos humanos a un concepto abstracto; la sabiduría de Dios. En esta parte la sabiduría, está personificada como una mujer (porque la palabra hebrea "hokmah" como la palabra griega "Sofía" son sustantivos femeninos) se dice que ha estado presente y ha ayudado a Dios a crear al universo. Esta es por supuesto una forma de decir que la creación de Dios incluye un plan divino que requiere de la sabiduría. Pero hay más, porque en Proverbios 8 la Sabiduría está llamando al pueblo de Dios a que se vuelvan a Dios, que vuelvan a las sabias enseñanzas de Dios para vivir una vida buena temerosa de Dios. Esta personificación de la mente, o sabiduría, o plan de salvación de Dios se desarrolló posteriormente en la literatura de sabiduría judía. Por ejemplo, en Salomón escuchamos acerca de cómo La Sabiduría salvó al pueblo de Dios, o en Eclesiástico escuchamos cómo la sabiduría se volvió tangible y se encarnó en la Torah, o en 1En. 42 escuchamos acerca de cómo la Sabiduría descendió del cielo y apremió al pueblo de Dios a que se arrepintiera, pero ellos rechazaron a la Sabiduría así es que ella volvió al cielo a estar con Dios. Todo esto debe tenerse en mente cuando miramos fijamente algunas de las enseñanzas de Jesús, porque de hecho, es especialmente aparente que en ambos, tanto en los Evangelios de Mateo como en el de Juan que Jesús es presentado como la sabiduría de Dios que vino a la tierra en carne y en la forma no de un libro como la Torah, pero como una persona: Jesús. Jesús es visto como la encarnación de la mente de Dios, y la revelación viviente de Dios en persona.

    Por ejemplo considere a Mateo 11:19-20, (NIV) Tenemos aquí una construcción paralela, "Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: 'Éste es un glotón y un borracho, amigo de recaudadores de impuestos y de pecadores.' Pero la sabiduría queda demostrada por sus hechos." Es muy claro en este caso que el que es llamado Sabiduría es el Hijo del Hombre, Jesús está revelando Sus origines divinos y Su sabiduría divina al directamente llamarse Sabiduría, una alusión conocida para que los judíos pudieran inmediatamente reconocerle.

    Otro buen ejemplo en donde Jesús se presenta así mismo como Sabiduría encarnada es en Mateo 11:28-30 (NVI) en donde Jesús habla en términos deliberadamente paradójicos de "cargas liviana" y "yugos suave ". Para nuestros propósitos, dos cosas son significativas. En el judaísmo el término "yugo" era usado en la Torah, y cuando uno llegaba a cierta edad uno tomaba en sí mismo el yugo de los mandamientos, el cual era pesado, ¡incluía más de 600 mandamientos! Jesús decía que en contraste su yugo era ligero. Pero aún más nos dice el hecho de que en Sirah La Sabiduría es la que señala a los judíos que tomen su yugo y aprendan de ella. (vea por ejemplo Sir.24), mientras que aquí Jesús está aplicando el lenguaje de la Sabiduría a Él mismo. Parece claro que Jesús se ve a sí mismo desempeñando el papel de Sabiduría; tal y como ésta fue representada en la antigua literatura.

    Así como la Sabiduría es mostrada como una mujer quien protegería y alimentaría a sus hijos espirituales en Proverbios 8 y en otras partes, así mismo Jesús se muestra así mismo como una gallina que juntaría a sus polluelos, en este caso los residentes de Jerusalén, bajo sus alas, pero ellos no vinieron (vea Lucas 13:34) Pero no es solamente en los Evangelios Sinópticos que Jesús se muestra y describe así mismo como la Sabiduría de Dios encarnada, esto es también un tema prominente en el Evangelio de Juan.

    No solamente los Cuatro Evangelios comienzan con un himno a la sabiduría en donde Jesús es identificado con la pre-existente Palabra de Dios, haciendo eco a Génesis 1, una Palabra que es llamada y personificada como Sabiduría en Proverbios 3, sino en las grandes declaraciones del Yo soy (Yo soy el camino, la verdad, y la vida; Yo soy el vino, etc.) Las metáforas de sabiduría aplicadas a Jesús fueron previamente declaradas como personificaciones de la Sabiduría en Proverbios 3,  Sabiduría 8 y en Eclesiástico. En otras palabras, Jesús es el cumplimiento de todo lo que fue prometido en esos pasajes sobre La Sabiduría, porque Jesús es la Sabiduría en persona, la Sabiduría encarnada. La Sabiduría vino en carne, lo cual es simplemente otra forma de decir que "aquel que me ha visto, ha visto al Padre", o "Antes de Abraham, Yo fui" o "Yo y el Padre uno somos" De esta forma Jesús se presenta así mismo como la revelación divina del personaje divino y del plan de salvación divino que vino en persona a la tierra. Tal como el divino y único Hijo engendrado por Dios en el cual se puede ver la gloria misma de Dios, Su brillante divina presencia. ( Para ver más información al respecto vea Witherington Jesús la Fortaleza Erudita 1995) (Jesus the Sage, Fortress)