|
  • Nueva Era

    Nombre: El movimiento de la Nueva Era puede describirse como la occidentalización de algunas creencias religiosas orientales combinadas con prácticas ocultas, auto ayuda, medicina holística y astrología. El movimiento de la Nueva Era no es promovido por una organización. Está formado por un gran número de grupos e individuos autónomos. En Estados Unidos existen cientos de grupos y líderes religiosos que podrían describirse como de Nueva Era.

    Naturaleza: El movimiento de la Nueva Era desea un cambio en la consciencia colectiva de la sociedad. El término "nueva" no se refiere a una característica de temporalidad, sino a diferencias con respecto a las creencias occidentales tradicionales. Las creencias de la Nueva Era han sido guardadas por las religiones orientales durante miles de años. El movimiento de la Nueva Era no se acerca a la espiritualidad desde la perspectiva cristiana. No todos los grupos de Nueva Era admiten que sus creencias y prácticas son religiosas. Muchos presentan sus doctrinas como filosofías seculares, científicas o de auto ayuda.

    Fecha de Inicio: El movimiento del Nuevo Pensamiento, el espiritismo y la Sociedad Teosófica introdujeron por primera vez las creencias y prácticas de Nueva Era a Estados Unidos en el siglo XIX. Estas ideologías ganaron popularidad durante la contracultura de mitad de los '60s y principios de los '70s.

    Oficinas Centrales: Este movimiento no tiene oficinas centrales ni liderazgo. Es una alianza informal de individuos, grupos y negocios.

    Seguidores: Es imposible determinar el número de gente involucrada en el movimiento de la Nueva Era. Existen cientos de grupos y voceros de la Nueva Era. Sin embargo, la mayoría de estas organizaciones no tienen membresía formal. Muchos que adoptan creencias de la Nueva Era no se identifican con ningún grupo específico. Encuestas sobre religión indican que el 20 por ciento de los norteamericanos aceptan por lo menos algunas creencias de la Nueva Era pero la mayoría no se considera seguidor de esa corriente.

    Suposiciones: El movimiento de la Nueva Era se caracteriza por una gran diversidad. Sin embargo, las siguientes ideas caracterizan a la mayoría de sus seguidores. 1) Panteísmo: Dios (o Diosa) es todo y todo es Dios (Diosa). 2) Monismo: Todo es una sola cosa. 3) Reencarnación: Después de morir renaceremos como bebés y viviremos otra vida. 4) Usted es Dios, y debe descubrir su divinidad. 5) Dios y el mal no existen, por lo tanto, no hay moralidad absoluta. 6) Separa la persona histórica de Jesús del Espíritu de Cristo. 7) Una Nueva Era de iluminación y transformación está llegando.

    Los grupos y prácticas de la Nueva Era rara vez se identifican como de Nueva Era. Sus creencias y prácticas ocultas los identifican. Este boletín examina dichas creencias y ofrece una respuesta bíblica.

    Creencias de la Nueva Era

    Panteísmo: Dios es Todo y Todo es Dios
    Todo es Dios y Dios es todo. Todo cuanto existe es Dios. Como ha escrito un partidario de la Nueva Era: "Porque Dios es el Todo, y la Diosa es todo, y no hay nada más que sea"1. Esta creencia es conocida como panteísmo. Como todo es Dios usted también es Dios.  Aunque los seguidores de la Nueva Era algunas veces hablan de Dios en términos personales, la mayoría entiende a Dios como algo impersonal. Se refieren a Dios como una fuerza o energía. Cuando todo es Dios (impersonal), el Dios personal de la Biblia no puede existir.

    Respuesta Bíblica: El panteísmo de la Nueva Era niega la perspectiva bíblica de la creación: "Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra" (Gén. 1:1, NVI). Los seguidores de la Nueva Era niegan que Dios haya creado algo que no sea Dios. En lugar de la creación, la mayoría cree que Dios emanó su propia naturaleza a lo que hoy conocemos como el universo. Esto significa que todo el universo es Dios.

    Los partidarios de la Nueva Era atesoran las enseñanzas del panteísmo porque los convierten en dioses. Sin embargo, esta enseñanza pierde mucho de su atractivo cuando se señala que la rata que hurga en la basura también es Dios. Si el panteísmo es verdad, entonces incluso la basura es Dios. Una babosa es Dios. Un gusano en una manzana es Dios. Una larva es Dios.

    Otro problema del panteísmo es que al fin de cuentas Dios tiene que entenderse como un ser impersonal. Si esto es cierto, lo impersonal debe ser más valioso (o al menos del mismo valor) que lo personal. Pero incluso los seguidores de la Nueva Era encuentran muy difícil vivir como si esto fuera verdad. Tienden a valorar a los animales más que a una roca impersonal. Tienden a valorar a sus familias como si tuvieran más valor que una planta. Cuando los seguidores de la Nueva Era viven como si lo personal tuviera más valor que lo impersonal, actúan como si las enseñanzas de la Biblia, y no el panteísmo, fueran verdad. El Dios de la Biblia es un Dios personal distinto de su creación.

    La Biblia lanza fuertes advertencias contra quienes confunden a Dios con su creación: "Aunque afirmaban ser sabios, se volvieron necios y cambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes que eran réplicas del hombre mortal, de las aves, de los cuadrúpedos y de los reptiles" (Rm. 1:22-23, NVI)

    Tanto nuestra experiencia de la realidad como las enseñanzas de la Biblia contradicen la creencia de la Nueva Era de que nosotros somos Dios. Nos topamos con problemas; las cosas no siempre salen como queremos. La gente no siempre nos trata con justicia y honestidad. A veces se nos atraviesan penas y problemas.

    La Biblia enseña que aunque la humanidad fue creada a imagen de Dios, no es y nunca será Dios (ver Gn. 1:26-27). Isaías 43:10 (NVI) dice: "'Ustedes son mis testigos' afirma el Señor, 'son mis siervos escogidos, para que me conozcan y crean en mí, y entiendan que yo soy. Antes de mí no hubo ningún otro dios, ni habrá ninguno después de mí'".

    Monismo: Todo es Uno
    Todo lo que existe es una sola cosa. Todas las distinciones (incluyendo nuestra sensación de ser distintos a los demás y a todo lo demás) son sólo ilusiones. La creencia de que todo es uno está muy relacionada con el principio de que todo es Dios. En su libro Conversaciones con Dios, Neale Donald Walsch declara: "El primer paso para descubrir que no estamos separados de Dios es descubrir que todos somos uno, no podemos saber y darnos cuenta de que nosotros y Dios somos uno".2

    Respuesta Bíblica: Tanto nuestra experiencia de la realidad como las enseñanzas de la Biblia contradicen la creencia de que "todo es uno".

    Nos experimentamos a nosotros mismos como diferentes de otros. Percibimos y tratamos a nuestros hijos en forma diferente que a la descendencia de los demás. Aún los seguidores de la Nueva Era encuentran difícil vivir la vida como si "todo fuera uno". Tratan a sus compañeras de forma diferente a como tratan a las esposas de los demás.

    Las enseñanzas de la Biblia concuerdan con nuestra experiencia de la realidad. La Biblia indica que la razón de que no experimentemos la vida como si fuéramos uno es porque no todo es una sola cosa. Dios creó el universo que contiene objetos únicos y preciosos. Nos sentimos diferentes de los demás porque Dios nos ha creado como seres únicos y distintos de otras personas y cosas: "porque por medio de él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él" (Col. 1:16, NVI).

    Reencarnación: Después de morir, renaceremos como bebés y viviremos otra vida.
    Luego moriremos y volveremos a nacer empezando nuevamente todo el proceso. Estos ciclos de nacimiento, vida y muerte son necesarios para perder la ilusión de separación del Todo. Progresamos hacia esta Unidad mediante la adquisición de un karma positivo. El karma es el fruto de nuestra vida y de las acciones llevadas a cabo por el alma hasta su siguiente vida. El karma positivo nos hace avanzar hacia la realización de la unidad con el Todo. El karma negativo prolonga el tiempo necesario para lograr esa unidad. En el hinduismo tradicional, el karma negativo puede hacer que regresemos en una forma de vida inferior.

    Respuesta Bíblica: La Biblia niega la posibilidad de la reencarnación: "Y así como está establecido que los seres humanos mueran una sola vez, y después venga el juicio . . ." (Hb. 9:27, NVI). Como la gente experimenta sólo una muerte física, la reencarnación no puede ser verdad.

    La reencarnación es una forma de salvación por obras. La Biblia rechaza la salvación mediante las obras (de cualquier tipo). Romanos 11:6 (NVI) dice: "Y si es por gracia, ya no es por obras; porque en tal caso la gracia ya no sería gracia". Así mismo, Efesios 2:8-9 enfatiza que la salvación del pecado y sus consecuencias externas es un don que Dios da gratuitamente. El pecado no da por resultado la reencarnación, sino la muerte: "Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor" (Rm. 6:23, NVI).

    La Biblia enseña la resurrección, no la reencarnación. Jesús declaró: "Ciertamente les aseguro que ya viene la hora, y ha llegado ya, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán" (Jn 5:25, NVI).

    La Gente es Divina
    Muchos partidarios de la Nueva Era enseñan que nuestra sensación de existencia como criaturas finitas es una ilusión. La humanidad ha olvidado que es divina. Como resultado, necesita recibir iluminación sobre su verdadera divinidad para convertirse en Uno con el Todo.

    Ciertos ejercicios diseñados para transformar la consciencia pueden ayudarnos a lograr la iluminación. Técnicas como el yoga, la meditación, la regresión a vidas pasadas, los viajes astrales y la canalización de espíritus guía pueden ayudarnos a lograr la iluminación.
    El evangelio de la Nueva Era no nos llama a la fe en Jesucristo, sino a un cambio de consciencia. Este cambio sólo podrá lograrse cuando "dejes de ver a Dios como separado de ti, y a ti como separado de los demás"3.

    Respuesta Bíblica: La razón de que aún los partidarios de la Nueva Era experimenten la vida como si fueran criaturas finitas es que tienen limitaciones, no son divinos. La verdadera ilusión es la enseñanza de ser divinos, no el sentimiento de finitud que todos experimentamos.

    El problema de la humanidad es el pecado, no la ignorancia de su divinidad. Aunque los seres humanos han sido creados a imagen de Dios, no son divinos (ver Gn. 1:26-27). La Biblia enseña que: "todos han pecado y están privados de la gloria de Dios" (Rm. 3:23, NVI). La única solución al problema de la humanidad es la fe en Jesucristo como Señor y Salvador.

    Muchas de las técnicas de alteración de la consciencia utilizadas por los partidarios de la Nueva Era son esotéricas y prohibidas por la Biblia. Dios condena el uso de la adivinación, la magia, la brujería, los hechizos, los médiums y el espiritismo (ver Dt. 18:9-12).

    La Moralidad es Relativa
    Como todo es Uno, no hay diferencia entre el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto. Para los partidarios de la Nueva Era no hay mal.4 Algunos incluso niegan que las acciones de Hitler hayan sido malas. "La verdadera pregunta es si las acciones de Hitler fueron 'correctas'. Sin embargo, ya he dicho una y otra vez que no existe lo 'correcto' o lo 'incorrecto' en el universo. Las cosas no son intrínsecamente buenas o malas. Las cosas sencillamente son"5. Algunos practicantes de la Nueva Era incluso asegurarían que el mal proviene de Dios. Como declara el escritor Benjamín Creme: "Por supuesto, sí, las fuerzas del mal son parte de Dios. No están separadas de Dios. Todo es Dios. De hecho, no hay nada más que Dios. Las fuerzas del mal en este planeta reciben su energía del plano astral cósmico"6.

    Respuesta Bíblica: El sentido de que hay distinción entre el bien y el mal es universal. Los adeptos de la Nueva Era tratan de explicar el mal negando su realidad. Pero negar la existencia del mal, es negar también la validez de la bondad. No sólo niegan la Biblia, que condena ciertas acciones como incorrectas, sino también sus propias consciencias.

    La creencia de que no hay diferencia entre el bien y el mal es ilógica porque se contradice a sí misma. Sus partidarios aseguran que es bueno creer que no hay bien y mal. Pero si no hay bien y mal, entonces, ¿cómo puede ser bueno creer que no hay bien y mal? Tanto la Biblia como nuestra experiencia de vida apoyan la enseñanza cristiana de que hay distinción entre el bien y el mal. Entre lo correcto y lo incorrecto. Además, la Biblia indica claramente que Dios no es la fuente del mal (ver St. 1:13).

    Separar a Jesús el Hombre del Espíritu de Cristo
    Los partidarios de la Nueva Era afirman que Jesús no es el único Cristo. Jesús fue uno de varios maestros que obtuvieron el Espíritu de Cristo (auto realización de la propia deidad). Como Walsch lo expresa: "Muchos han logrado esa consciencia. Muchos han sido cristianizados (sic), no sólo Jesús de Nazaret"7.

    Algunos adeptos de la Nueva Era también aseguran que la iglesia ha tergiversado las enseñanzas de Jesús. Creen que Jesús viajó a la India y estudió hinduismo antes de empezar su ministerio. Fue rechazado y crucificado debido a sus enseñanzas del hinduismo.

    Respuesta Bíblica: Cuando los partidarios de la Nueva Era usan el término Cristo para referirse a la consciencia o espíritu divinos le están dando un significado no encontrado en la Biblia. Cristo es un término griego que significa "ungido". El Nuevo Testamento utiliza el término para designar a Jesús como el Mesías prometido del Antiguo Testamento. Jesús advirtió a sus seguidores que estuvieran atentos contra falsos maestros que proclamarían falsos Cristos (ver Mt. 24:24-25). La perspectiva de la Nueva Era acerca de la Consciencia de Cristo es uno de estos falsos Cristos. El Jesús de la Biblia es único. Es el Hijo unigénito de Dios (ver Juan 3:16).

    Una Nueva Era de Iluminación y Transformación está Llegando
    Los partidarios de la Nueva Era creen que el universo está evolucionando. Nuestro mundo está por experimentar una transformación hacia un nivel superior. Este cambio será traído por una modificación de la consciencia humana hacia los paradigmas de la Nueva Era.

    Respuesta Bíblica: Un nuevo mundo está llegando, no un salto a un nivel superior, sino la segunda venida de Jesucristo: "Dios, a su tiempo y manera, llevará al mundo a su adecuado final. Según su promesa, Jesucristo regresará personal y visiblemente en gloria a la tierra; los muertos serán levantados; y Cristo juzgará a todos los hombres en justicia"8 (ver 1 Ts. 4:14-18). Los impíos serán consignados al infierno y los justos habitarán por siempre en el cielo con el Señor (Fl. 3:20-21; 2 P. 3:7).

    Cómo Compartir el Evangelio de Jesús con los Partidarios de la Nueva Era
    1.Comparta la relación personal especial que tiene con Dios mediante la fe en Jesucristo. Dígales qué diferencia hace Dios en su vida.

    2.Pregunte al adepto de la Nueva Era qué piensa de Dios y Jesucristo. Escuche sus respuestas. Hay mucha diversidad en el movimiento de la Nueva Era. No todos sus partidarios creen las mismas cosas. Inicie su testimonio desde donde ellos se encuentren.

    3.Comparta amorosamente algunas de las implicaciones del sistema de creencias de la Nueva Era. Por ejemplo, muchos de sus partidarios no se dan cuenta de que una de las implicaciones del panteísmo es que Dios es impersonal. Además, una implicación de su creencia en el karma y la reencarnación es que no hay víctimas inocentes.

    4.Como el sistema de creencias de la Nueva Era niega nuestra experiencia de la realidad, es difícil para sus creyentes vivir como si lo que creen fuese verdad. Señale con delicadeza las incongruencias entre lo que afirman creer y su forma de vivir. Por ejemplo, muchos partidarios de la Nueva Era se ofenden al oír el mensaje evangélico de que la fe en Jesucristo es la única forma de salvarse. Afirman que para Dios no hay una forma correcta o incorrecta de salvarse, y que nosotros estamos equivocados al declarar que sí la hay. Pregunte: "Si no hay formas correctas e incorrectas para Dios, entonces ¿cómo puedes asegurar que nuestro evangelio es incorrecto?" Señale amorosamente que su posición es ilógica porque se contradice a sí misma.

    5.Sea amoroso y amable hacia los que pertenecen al movimiento de la Nueva Era. Recuerde que Dios los ama y quiere que pongan su fe en Jesucristo.

    6.Confíe en que el Espíritu Santo mostrará a los adeptos de la Nueva Era su necesidad de Jesús.

    7.No se frustre si no logra resultados inmediatos. La mayoría de los partidarios de la Nueva Era deben oír el evangelio más de una vez antes de confiar en Jesús.

    8.Anímelos a leer la Biblia, particularmente los evangelios, y a estudiar la vida de Cristo. La fe viene de oír una y otra vez la Palabra de Dios (ver Rm. 10:17).

    Notas
    1 Walsch, Neale Donald, Conversaciones con Dios: Un Diálogo Inusual, Libro 2 (Charlottesville, Virginia: Hampton Roads Publishing Company, 1997), p. 92.
    Ibid., p. 3.
    3  Ibid., p. 173
    4  Ibid., p. 31
    5  Ibid., p. 36
    6 Creme, Benjamin, The Reappearance of the Christ and Masters of Wisdom (Los Angeles: Tara Center, 1980), p. 103.
    7 Walsch, Neale Donald, p. 22.
    8The Baptist Faith and Message: "Section X. Last Things." (Nashville, The Sunday School Board of the Southern Baptist Convention, 2000), p. 15.


    Bill Gordon, Asociado, Evangelismo Apologética.