|
  • El punto de vista de Mahoma: Acerca de la reproducción humana

    Por David Wood

    ¿Acaso la ciencia valida lo que dice el Islam?

    La reverencia musulmana hacía la precisión científica de Mahoma puede ser exagerada. De hecho, de acuerdo a muchos musulmanes, Mahoma fue, incluso, precursor de la revolución científica:

    Fue [Mahoma] quien cambió el curso del pensamiento humano, alejándolo de la superstición, lo sobrenatural y lo inexplicable, hacia un enfoque lógico que ilustraba el amor por la verdad y una vida mundana equilibrada... Fue él quien, en lugar de la especulación sin fundamento, llevó al hombre a usar la lógica y el razonamiento sobre la base de la observación, experimentación y la investigación. Él fue quien claramente definió los límites y las funciones de la percepción sensorial, la razón y la intuición. [i]

    Exageraciones aparte, la exactitud científica de las declaraciones de Mahoma son notorias por ser poco impresionantes para cualquier persona que no sea un musulmán comprometido. La táctica empleada por los apologistas musulmanes es: (1) leer un simple verso del Corán, (2) torcer la interpretación hasta que se ajuste a la ciencia moderna y (3) proclamar que no hay absolutamente ninguna manera en que un líder analfabeto del séptimo siglo podría haber revelado todos estos descubrimientos científicos sin la ayuda de Dios. Después de escuchar estos argumentos, los musulmanes suelen postrarse en asombro. Otros se quedan preguntándose: ¿En cuál verso dice eso? 

    El propósito de este artículo no es responder a los numerosos presuntos casos de exactitud científica en el Corán. En su lugar, voy a mostrar que el enfoque musulmán es poco viable en aras de la búsqueda de la precisión científica. Es decir, uno no puede sólo mirar los descubrimientos científicos de Mahoma y hacerse de la vista gorda a sus numerosas inexactitudes científicas. Pues eso es exactamente lo que los musulmanes hacen. Una breve discusión acerca del punto de vista de Mahoma sobre la reproducción humana debe demostrar este punto. 

    I. EL PUNTO DE VISTA DE MAHOMA ACERCA DE LA PRODUCCIÓN DE SEMEN

    Según el Corán, el semen se forma en alguna parte entre las costillas y la espina dorsal. Leemos en el Sura 86:5-7: 

    Que mire el hombre de qué ha sido creado. Ha sido creado de agua eyaculada que sale de entre la espina dorsal y las costillas. [ii

    El comentarista musulmán Yusuf Ali trata de rescatar este pasaje interpretándolo metafóricamente: 

    Las semillas de un hombre son la quintaesencia de su cuerpo. Por eso, se dice metafóricamente que procede de sus lomos, es decir, de su espalda, entre los huesos de las caderas y las costillas. Su columna vertebral es la fuente y el símbolo de su fuerza y personalidad. En su médula espinal y en el cerebro está la energía directriz del sistema nervioso central, que dirige todas las acciones, orgánicas y psíquicas. La médula espinal se continúa con el bulbo raquídeo en el cerebro. [iii

    Normalmente no tendría ninguna objeción a la interpretación metafórica de las declaraciones del Corán. Sin embargo, tal interpretación resulta complicada cuando los musulmanes están utilizando un argumento basado en la precisión científica y cuando se ven obligados a reinterpretar radicalmente algunas de las afirmaciones científicamente más comprobables del Corán. 

    II. ¿SEMEN FEMENINO?

    Mahoma añade en el hadiz (las colecciones de sus dichos y hechos) que las mujeres tienen una descarga similar a la esperma en los hombres: 

    La descarga del hombre (es decir, esperma) es espesa y blanca, y la descarga de la mujer es delgada y amarilla. [iv

    Los musulmanes a menudo tratan de interpretar este pasaje como una referencia al material genético en el óvulo. Sin embargo, tal interpretación es imposible, ya que Mahoma dijo que era muy visible (y el material genético en el interior del óvulo no es): 

    Umm Salama dijo: «¡Oh Apóstol de Alá! ¡Alá no se abstiene de decir la verdad! ¿Es obligatorio para una mujer tomar un baño después de una descarga nocturna?» Él dijo: «Sí, si ella nota el agua (es decir, la descarga)». Umm Salama sonrió y dijo: «¿Una mujer tiene descargas?» El apóstol de Alá (la bendición y la paz de Dios sean con él) dijo: «Entonces, ¿por qué un niño se le asemeja (a su madre)?» [v]

    III. GABRIEL EXPLICA EL PROCESO DE FERTILIZACIÓN

    Según Mahoma, la reproducción se inicia cuando la descarga espesa y blanca de un hombre se mezcla con la fina y amarilla descarga de una mujer. Curiosamente, Mahoma afirmó haber recibido este conocimiento gracias al ángel Gabriel, quien le dijo que la apariencia del niño es determinada por cuál de los padres tuvo la primera descarga: 

    El apóstol de Alá dijo: «Gabriel me ha dado sus respuestas» [a las preguntas que él le había preguntado]... En cuanto a la semejanza del niño a sus padres: Si un hombre tiene relaciones sexuales con su mujer y se descarga primero, el niño se parecerá al padre, y si la mujer descarga primero, el niño se asemeja a ella». Entonces Abdullah Bin Salam dijo: «doy fe de que eres el Apóstol de Alá». [vi]

    Cualquiera que haya estudiado biología en la secundaria sabe que eso es totalmente erróneo. 

    IV. EL PUNTO DE VISTA DE MAHOMA ACERCA DE LA DETERMINACIÓN DE GÉNERO

    Además de explicar cómo se determina la apariencia de un niño, Mahoma nos dice cómo se determina el sexo de un niño.

    [Mahoma] dijo: La sustancia reproductiva del hombre es blanca y la de la mujer es amarilla, y cuando tienen relaciones sexuales y la sustancia del varón predomina sobre la sustancia de la hembra, el hijo es creado varón por Decreto de Alá, y cuando la sustancia de la mujer prevalece sobre el contenido aportado por el hombre, una niña se forma por Decreto de Alá. [vii]

    Tenga en cuenta que este pasaje indica que un niño será varón si la sustancia aportada por el padre prevalece, pero será mujer si la sustancia de la madre prevalece. Esto es falso, el sexo de un niño, sea hombre o mujer, está determinado por los espermatozoides aportados por el hombre.

    Volviendo a la postura de Mahoma sobre la reproducción, una vez que el esperma del hombre se mezcla con el esperma femenino, el desarrollo se lleva a cabo con bastante lentitud. El ser humano en desarrollo pasa varias semanas como una colección de esperma, y luego pasa otras semanas como un coágulo de sangre. Esta opinión es apoyada por el Corán y el hadiz: 

    ¡Hombres! Si estáis en duda sobre la vuelta a la vida... Ciertamente os creamos a partir de tierra, de una gota de esperma, de un coágulo, de carne bien formada o aún sin formar, para hacéroslo claro…(Corán 22:5)

    Él es Quien os ha creado de tierra y luego de una gota de esperma y de un coágulo de sangre. Luego hace que salgáis como niños… (Corán 40:67)

    En verdad creamos al hombre de una esencia extraída del barro. Luego hicimos que fuera una gota de esperma dentro de un receptáculo seguro. Luego transformamos la gota de esperma creando un coágulo de sangre y el coágulo de sangre creando un trozo de carne y el trozo de carne en huesos que revestimos de carne haciendo de ello otra criatura. Bendito sea Allah, el mejor de los creadores. (Corán 23:12-14)

    [Mahoma dijo]: Alá, el Poderoso y Glorioso, ha nombrado a un ángel como guardián de la matriz, y él decía: «¡Mi Señor, ahora es una gota de semen; mi Señor, ahora es un coágulo de sangre; mi Señor, ahora se ha convertido en una masa de carne», y cuando Alá decide darle una forma definitiva, el ángel dice: «¡Mi Señor, ¿será hombre o mujer, o será él una mala o una buena persona?». [viii]

    El apóstol de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), la verdad y una verdadera inspiración, dijo: «(El asunto de la creación de) un ser humano es ponerle en el vientre de la madre por cuarenta días, y entonces se convierte de un coágulo de sangre espesa por un período similar». [ix]

    [Mahoma dijo]: Cuando pasan cuarenta días de que el semen se introduce en el útero, Alá envía al ángel y le da forma. Luego, crea su sentido de la audición, su sentido de la vista, su piel, su carne, sus huesos, y luego dice: «Señor, ¿será hombre o mujer?». Y tu Señor decide como él desea, y el ángel obedece. [x

    Estos pasajes permiten conocer numerosas revelaciones. Mahoma sugiere que la primera etapa del desarrollo humano es la etapa de los espermatozoides, la cual dura un período de cuarenta días. La siguiente etapa es la etapa de la coagulación de la sangre, que también dura alrededor de cuarenta días. El sexo del niño se determina después de la primera etapa y después de que a la persona en desarrollo se le ha dado audición, vista, huesos, etcétera. Los huesos se forman antes de la carne. Todas estas declaraciones son, por supuesto, falsas. Los espermatozoides pueden sobrevivir hasta una semana, una vez que han sido liberados, pero ciertamente no duran cuarenta días. No hay tal cosa como una etapa de sangre coagulada, y mucho menos una que represente una parte importante del desarrollo embrionario temprano. El sexo del bebé es determinado genéticamente tan pronto como el esperma entra en el óvulo. Los huesos no se forman antes de la carne. El cartílago se forma tempranamente junto con la carne. Pero para el tiempo en que el cartílago se osifica en huesos, los músculos ya se han formado. 

    V. EVALUACIÓN

    Considerando todo esto, tenemos el punto de vista de Mahoma acerca de la reproducción humana. El semen se forma entre la columna vertebral y las costillas (falso). Luego se une con el esperma femenino (falso), y el que se descarga primero determina a cuál de los padres se asemejará el niño (falso). El niño pasa cuarenta días como una gota de esperma (falso). Luego, el niño pasa otros cuarenta días como un coágulo de sangre (falso). Luego, el niño se convierte en una masa (falso). Entonces el niño se convierte en huesos (falso). Luego, los huesos se envuelven con carne (falso). Después de que se determina la forma final, finalmente, Dios decide si la criatura será varón o mujer (falso). 

    Aparte del hecho de que el semen tiene algo que ver con la reproducción humana, Mahoma se equivocó en todo. La solución de los musulmanes para enmendar estos errores es, de nuevo, reinterpretar radicalmente estos pasajes. Pero aquí tenemos la prueba más concluyente de que el argumento de la ciencia es preciso. Los musulmanes asumen desde el principio, que Mahoma era un profeta y que, por lo tanto, no podía haber hablado falsamente. A continuación, utilizan dicha suposición para reinterpretar todas las alegaciones científicamente inexactas de Mahoma. Una vez que han reinterpretado todas las afirmaciones de Mahoma para ponerlas en consonancia con la ciencia moderna, proclaman: ¿No es sorprendente que Mahoma recibió todo esto de forma correcta? ¡Tiene que ser un profeta! Pero esto es lo que el argumento les requería asumir desde el principio. 

    Si hubiese alguna razón de peso para que nosotros lo considerásemos a Mahoma como un profeta, tal vez justificaríamos la interpretación de sus declaraciones, como lo hacen los musulmanes. Por ejemplo, si Mahoma hubiese resucitado de entre los muertos (como lo hizo Jesús), tendríamos un sello de aprobación por parte de Dios hacía su mensaje. Pero eso no se cuenta en el Islam. En ausencia de evidencia poderosa, debemos tomar las declaraciones de Mahoma por lo que parecen ser: a veces precisas, (pero en su mayoría especulaciones erróneas), de un hombre inteligente, sí, pero supersticioso.


    [i] Abul, A’la Mawdudi, Towards Understanding Islam [Hacía una comprensión del Islam] (New York: Islamic Circle of North America, 1986), p. 62.  

    [ii] Todas las citas del Corán están tomadas de la versión Abdel Ghani Melara Navio.

    [iii] Yusuf Ali, nota acerca del Corán 86:7.

    [iv] Sahih Musulmán 608.

    [v] Sahih Musulmán 3328.

    [vi] Sahih Musulmán 3329.

    [vii] Sahih Musulmán 614.

    [viii] Sahih Musulmán 6397.

    [ix] Sahih al-Bukhari 3208.

    [x] Sahih Muslim 6393.